• Categorías

  • La legítima en la Herencia: Jurisprudencia

     

    Analisis jurídico por Heredium abogados de la sentencia delTribunal Supremo Sala 1ª, S 18-7-2012, nº 524/2012, rec. 271/2010
     
    A la muerte de la causante, deja testamento en el que reparte sus posesiones de la siguiente forma:
     
    Deshereda a su esposo por las causas prevenidas en el artículo 855 del Código Civil.
     
    A sus dos hijos vivos, les lega a partes iguales los tercios de mejora y libre disposición de su
    herencia.
     
    Sin perjuicio del legado anterior, instituye herederos por partes iguales a sus dos citados hijos,
    y a sus dos nietas (hijas de un hija fallecido), heredando los dos primeros por cabezas, y las dos
    últimas por estirpe, si bien, el pago del haber que corresponda a éstas (las nietas) podrá hacérseles
    en metálico.
     
    El patrimonio de la causante estaba formado por una participación en un solar y dos fincas
    privativas.
     
    La hija y el albacea otorgaron escritura de división y adjudicación de los bienes hereditarios, en la
    que se atribuyó al hijo, en pago de sus derechos hereditarios , una mitad indivisa de los derechos
    gananciales que pertenezcan a la causante en las fincas y en el solar. Se producía un exceso de
    adjudicación de 26.460,78 euros, que debería abonar en metálico a las nietas y herederas. Se
    hacían las mismas adjudicaciones a la otra hija y heredera Dª Angelina, con el mismo exceso y la
    obligación de pagar la misma cantidad a las nietas.
     
    Las nietas demandaron para que se declarase la nulidad e ineficacia de la partición de la herencia
    por entender que debía haberse procedido a la liquidación de la sociedad de gananciales antes de
    efectuar la partición y que la legítima no debía abonarse con dinero de fuera de la herencia.
     
    Subsidiariamente y para el caso de que no se considerase que concurrían las causas de nulidad, se
    procediera a la rescisión por lesión de la partición.
     
    El TS declara que la no liquidación de la sociedad de gananciales no conlleva la nulidad de la
    partición realizada, cuando de las circunstancias concurrentes pueda identificarse el objeto de la
     
    partición, es decir, el caudal relicto, lo que sí se da en este caso.
     
    En cuanto al pago de la legítima en dinero, el tribunal se remite tanto al artículo 841 del Código
    Civil: “el testador, o el contador-partidor expresamente autorizado por aquél, podrá adjudicar
    todos los bienes hereditarios o parte de ellos a alguno de los hijos o descendientes, ordenando
    que se pague en metálico la porción hereditaria de los demás legitimarios.” como al 843: “Salvo
    confirmación expresa de todos los hijos o descendientes, la partición a que se refieren los dos
    artículos anteriores requerirá aprobación judicial”.
     
    Por los tanto, el Tribunal Supremo consideró que no es necesaria la previa liquidación de la
    sociedad de gananciales para poder proceder a la partición cuando se atribuyen a los herederos los
    derechos del causante en los bienes gananciales. En relación al pago de la legítima en dinero
    concurren los requisitos, por lo que es válida la cláusula que atribuye a los hijos descendientes
    la opción de pagar a las otras legitimarias su legítima en dinero, pudiendo hacerlo con dinero no
    hereditario.
     
    Jurisprudencia empleada en el caso:
     
    - STS 523/2004, de 10 junio
    - STS 591/1998, de 19 junio
    - STS 17 febrero 1992
    - STS 21 noviembre 1987
    Compartir en
  • Herencias en el extranjero